‘Huevos completados’: la tripulación de un caza dibujó un enorme pene en el cielo

Lo mejor que ha hecho la marina, después de reconocer que los OVNI podrían ser reales, es trazar un pene enorme sobre el cielo de Washington en noviembre de 2017.

Ahora, gracias al periódico Navy Times, que consiguió una copia de la hazaña recurriendo a la Ley de Libertad de Información (FOIA), tenemos una grabación del absurdo e imprudente debate entre los dos bromistas pilotos, que quizá sea incluso mejor que el dibujo del pene en sí.

Los habitantes de Washington se dieron cuenta al ver el rastro de las estelas blancas que iba dejando el motor del avión. Poco después, la base aérea naval de la isla de Whidbey se responsabilizó y empezó a investigar el asunto, que calificó de “totalmente inaceptable”.

Ya sabemos que la talentosa aunque sinvergüenza tripulación tiene la culpa, concretamente dos jóvenes oficiales, o “Zappers”: el escuadrón de ataque 130, que iban pilotando un Boeing EA-18G Growler, un avión de combate electrónico. La pareja estaba realizando un vuelo de entrenamiento rutinario, cuando decidió divertirse un poco.

“Deberías intentar dibujar un pene”, dijo el compañero de cabina del piloto, un oficial de guerra electrónica, según los datos de la sonda.

“Totalmente, debería dibujar uno, seguro que es fácil”, contestó el piloto. “Podría dibujar un ocho y luego dar la vuelta. Voy a descender y a coger un poco de velocidad, espero que pueda hacer otra capa de estelas sin que queden unidas entre ellas”.

Como escribió Deadspin, deberíais dedicar cinco minutos a leer toda la transcripción, que incluye perlas como la frase “huevos completados”. Aquí tenemos un fragmento:

“Los huevos van a quedar un poco torcidos”, informa el piloto.

“Huevos completados”, informó un poco más tarde. “Voy a desplazarme un poco para hacer la verga”.

“¿En qué dirección irá la verga?”, pregunta el oficial de guerra electrónica.

“Irá hacia la izquierda”, contesta el piloto.

“Va a quedar muy ancha”, comenta el oficial de guerra electrónica.

“No quiero que quede como si fueran 3 huevos”, dice el piloto.

“Vamos allá”, añade el oficial de guerra electrónica, “Oh, la cabeza va a quedar gorda”.

Uno de ellos borró las fotos de su móvil porque se sentía culpable y no quería que se difundiera, escribió el Navy Times. Los dos pidieron disculpas de manera inmediata.

Los nombres de los oficiales se eliminaron del comunicado de FOIA y no se sabe si fueron sancionados. De todas maneras, el oficial al mando se refirió a uno de ellos como “chico prodigio”, y al otro como “mi mejor oficial subalterno”, según ha indicado el Navy Times.

Creo que la respuesta más lógica sobre el vergonzoso incidente fue la de la Administración Federal de Aviación, que dijo que a menos que hubiese supuesto algún riesgo en el vuelo, no hay nada que puedan hacer al respecto.

Este artículo apareció originalmente en VICE US.

No Comments Yet

Comments are closed